Cómo hacer mermelada de fresa

Cómo hacer mermelada de fresa

Hacer mermelada de fresa requiere de técnica y medidas de higiene y seguridad para garantizar un producto estable y perdurable, se estima que una mermelada de fresa elaborada con buenas prácticas puede durar hasta un año en la despensa.

Mermelada es un término portugués que viene de mermal, esto significa membrillo y a su conserva azucarada se le llama mermelada, por otro lado los ingleses tomaron esta técnica de conserva aplicándola a todas las frutas cítricas.

Para hacer mermelada de fresa se deben seguir ciertas medidas y consideraciones para no estropear todo el trabajo, desde la selección de la fruta, pasando por el lavado, la cocción hasta llegar el envasado y almacenamiento.

Selección de las fresas:

Deben estar en buen estado, es importante que todas las piezas tengan el mismo nivel de maduración ya que una variación requiere distintos grados de cocción, si alguna esta picada de insectos o machacadas eliminar esa parte y utilizar el resto.

Lavado:

Lavar lo suficiente y bien para no estropear todo el trabajo, colocando las fresas bajo el grifo sin quitarle el rabillo, ya que por allí se introducirían posibles patógenos del agua y ambiente a la vez que perderían sabor.

Las fresas se deben dejar escurrir y secar por completo, de lo contrario se estaría añadiendo un agua extra que podría llegar a perjudicar la elaboración y alargar el tiempo de cocción concluyendo en una textura inapropiada.

Envases:

Los más apropiados son los envases de vidrio, pues conservan mejor el sabor, no aportan aromas al producto, además de ser más resistente al calor, esto último es muy importante debido a que se debe envasar en caliente y llevar a esterilización.

Las tapas de los envases deben ser de preferencia a presión de vidrio con sello de silicona, no obstante son muy útiles también las tapas de metal, de igual manera se deben evitar tapas plásticas porque tienden a deformarse con el calor.

Instrumentos y áreas de trabajo:

Los instrumentos como pinzas, coladores, ollas, cuchillos y área de trabajo deben estar bien lavados y esterilizados con agua caliente y una solución de agua y vinagre al 50/50, de esta manera evitaremos contaminar el producto final.

Identificación:

Es importante identificar el producto después de envasado y antes de almacenar para evitar un consumo que pueda perjudicar la salud del consumidor, una guía estándar pudiera ser, “tipo de mermelada, fecha de elaboración y fecha de vencimiento”.

Ingredientes:

1 kilo de fresas maduras

800 grs de azúcar

1 limón

Preparación:

Se lavan muy bien las fresas sin quitar los rabillos, una vez lavadas ya se les puede extraer los rabillos.

Cortar las fresas en cubos pequeños, colocar en olla y aplanar un poco para que liberen zumo.

Se debe añadir la mitad del azúcar, llevar a fuego bajo removiendo constantemente, a los 5 minutos añadir el resto del azúcar con el zumo de limón, remover continuamente hasta integrar y disolver toda el azúcar.

Cocer a fuego bajo durante 10 minutos, colar para separar las fresas del almíbar, reservar las fresas, a continuación se regresa al fuego el almíbar por otros 10 minutos.

Reincorporar las fresas al almíbar y cocer durante 15 minutos más o hasta conseguir el punto.

Envasar en caliente hasta llenar el recipiente, cerrar muy bien y voltear boca abajo el recipiente, voltear de inmediato boca arriba dar unas palmaditas por debajo del bote y abrir ¼ la tapa, llevar a baño maría por 10 minutos.

Retirar del baño maría, cerrar bien, voltear boca abajo hasta enfriar por completo, identificar el producto con nombre de mermelada de fresa, fecha de elaboración, hora y posible vencimiento.

Leave a Reply