9 maneras de aumentar su productividad mientras trabaja desde casa

Nellie Akalp es CEO de CorpNet.com, su segundo servicio de registro de incorporación basado en su fuerte pasión por ayudar a los propietarios de pequeñas empresas y empresarios a iniciar y proteger su negocio. Ella ha formado más de 100.000 corporaciones y LLCs a través de los Estados Unidos. Para conocer más sobre Nellie y ver cómo ella puede ayudar a su negocio a despegar de manera rápida y asequible, por favor visite aquí.

Ya sea que trabajen a distancia o por cuenta propia, más y más profesionales están cambiando el cubículo por la oficina en casa. Escuchamos todo acerca de las ventajas del trabajo desde el estilo de vida en casa – no hay largos viajes, más tiempo con la familia, conferencias telefónicas en pijama, etc. ¿Pero qué hay de los desafíos? No siempre es fácil mantenerse productivo frente a las innumerables distracciones.

Si trabajas desde casa, es probable que seas un trabajador independiente, consultor o propietario de un pequeño negocio. Esto significa que tu capacidad de cobrar está directamente ligada a lo productivo que seas. Como autónomo, perder el tiempo es igual a perder el dinero.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo mantenerse concentrado a medida que se avanza en la jornada laboral, sin dejar de disfrutar de todos los beneficios únicos de trabajar en casa.

1. Respeta tu propio tiempo

Cuando trabajas en una oficina, la familia y los amigos parecen respetar naturalmente tu horario. Pero cuando trabajas desde casa, inevitablemente recibirás llamadas a las 11:00 a.m. o se espera que hagas los mandados diarios. No digo que no debas esperar a la cita por cable o charlar por teléfono, pero ten en cuenta lo fácil que es que te quiten tiempo de tu día de trabajo.

Es importante establecer límites, si es necesario. La gente respetará tu horario, sólo si tú lo respetas primero.

2. Imponer límites de tiempo a tareas específicas

Es fácil distraerse, sobre todo cuando se trata de una tarea difícil o un poco aburrida. Si te encuentras perdiendo la concentración, díte a ti mismo que dediques sólo 15 minutos más a la tarea en cuestión. Saber que hay un final a la vista podría inyectar nueva energía en el proyecto. Y si no, pasa a otra cosa y vuelve a ella cuando tengas una mejor mentalidad.

3. Establecer plazos estrictos

¿Alguna vez te has preguntado por qué eres ultraproductivo cuando te enfrentas a una fecha límite ajustada, mientras que una simple tarea puede llevar horas de trabajo? Podrías atribuir esto al hecho de trabajar bien bajo presión, pero también podría ser la Ley Parkinsons, que básicamente establece que una tarea se expandirá para llenar el tiempo que le puedas dar. Combate este fenómeno imponiendo tus propios plazos para tareas específicas. Estos pueden ser tan complicados como terminar una propuesta o tan simples como responder al correo electrónico de un cliente.

4. Desconectar para las horas de “Productividad de energía”

Las distracciones digitales no se limitan sólo a Facebook y YouTube. Para la mayoría, el aluvión diario de correos electrónicos y mensajes instantáneos de amigos y colegas termina siendo el mayor sumidero de tiempo del día. Si estás atascado en tu bandeja de entrada, dedica trozos del día cuando desconectas el teléfono y el correo electrónico para hacer el trabajo. Puedes volver a conectarte después y alimentarte con las respuestas necesarias.

5. Delimitar su espacio de trabajo

6. ¿Reducir la velocidad? Cambie su entorno

Si te encuentras atascado (y ya has probado la táctica de “sólo 15 minutos más”), cambia tu entorno. Ve a trabajar en el café durante una hora, o haz una lluvia de ideas en el parque. Un cambio de escenario puede dar lugar a nuevas ideas y a un nuevo enfoque.

7. Realizar una auditoría de tiempo

¿Alguna vez terminaste el día y te preguntaste adónde se fue tu tiempo? Si trabajas por cuenta propia, es importante entender exactamente cómo usas tu tiempo. De vez en cuando, realiza una auditoría detallada de tu día y lleva un registro de lo que hiciste y cuánto tiempo te tomó. Estas auditorías pueden revelar grandes conocimientos de su flujo de trabajo diario y pueden ayudarle a hacer ajustes donde sea necesario, ya sea que se trate de obtener ayuda para su contabilidad, dejar un cliente demasiado exigente o condensar múltiples viajes al supermercado.

8. Crear listas de tareas

Tiendo a tener múltiples listas funcionando en un momento dado. Una lista lleva un registro de las metas a largo plazo (por ejemplo, los proyectos que necesito completar al final de la semana o del mes). Luego, cada mañana también creo un esquema enfocado para las tareas del día. Intenta que tu lista diaria sea lo más realista y despejada posible. Nada puede minar tu motivación como mirar una lista demasiado ambiciosa llena de cosas que no puedes completar.

9. Haz que tus descansos cuenten

Ya sea que trabajes en casa o en la oficina, no es posible estar concentrado durante horas y horas. Los descansos son una parte integral de la jornada laboral, pero asegúrese de que su tiempo libre cuente. ¿Alguna vez se ha negado a ir al gimnasio o a almorzar con un amigo “porque está demasiado ocupado”?

Lo más probable es que en ese mismo día, usted pasó más de una hora navegando por eBay, viendo la televisión, mirando Facebook, comprobando su cuenta bancaria en línea, u organizando su gabinete de medicinas. El trabajo ocupado no logra nada y no te recarga las pilas. Así que lleva a tu perro de excursión, come de verdad o haz lo que te guste. No sólo terminará siendo más feliz, sino también más productivo.

¿Cuáles son algunas de las formas en que cortas las distracciones y te mantienes productivo mientras trabajas desde casa? Comparte tus mejores prácticas en los comentarios.

Imagen cortesía de Flickr, rocketlass

Nellie Akalp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *